La luz en nosotros.

Actualizado: nov 11


Todos en la vida hemos sentido de alguna manera u otra un llamado a la espiritualidad, a encontrar respuestas sobre el sentido de nuestras vidas, sobre nuestro “destino” y  nuestras verdaderas capacidades.


Estamos hambrientos por esa respuesta, queremos que se nos aparezca el genio azul y nos diga exactamente quiénes somos, qué deberíamos de estar haciendo, con quién y para qué.


Lo cierto es que cuando nacemos damos vida a un Dios interior que llevamos dentro, que nos provee de todo cuanto necesitamos: alimentos, bebidas, hogar e inclusive amor. Esa luz interior nos va guiando en nuestros camino en forma de voz de conciencia y nos va mostrando nuestras pasiones y habilidades, y así vamos escogiendo una profesión, unos amigos y una pareja para llenar de significado nuestra existencia.


Pero de alguna manera, seguimos sintiendo un vacío, un hueco, un deseo de recibir una llamada del “más allá” que nos diga algo, que nos de razón de nuestra vida aunque sintamos que lo tenemos todo.

¿Por qué pasa esto? Porque cuando dejamos de ser niños nos olvidamos de vivir plenamente, de ser auténticos, libres, de expresarnos realmente como queremos y así, empezamos a dejar el corazón a un lado para actuar con la mente, para manipular nuestras acciones y pensamientos y moldearlos en los que mejor encajen en la sociedad. Nos imponemos un rol heredado casi siempre por nuestra familia y nos convertimos en los profesionales perfectos que a veces no queremos ser.


Lo importante es que aceptemos que dentro de cada uno de nosotros existe un Dios que


Amar Vivir Hoy, Transformamos realidades

Escrito por: Laura Neira Molina. Líder de Comunicación



  • Ícono blanco de Instagram
  • Ícono blanco de Facebook
  • YouTube-01
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now