La intuición es tu propia sabiduría manifestándose.


Todos tenemos una fuente de sabiduría infinita que se encuentra dormida, pero a veces vuelve a través de pequeños destellos de luz, llamados intuición; presta mucha atención, porque ellos te llevarán a quien verdaderamente eres.


La intuición se presenta en lo que muchos llaman corazonada, simplemente sientes algo en tu interior que te dice en un momento o circunstancia específica que camino elegir… y no tienes explicación lógica a eso, simplemente está ahí.


Por otra parte, tu mente, que en algunos momentos puede ser tu aliada; pero centrando toda tu atención en ella, te aleja de tu verdadera esencia. Es así como en ocasiones buscamos darle forma, lógica y orden a todo, incluso en el afán de complacer o recibir aprobación de otros… escenario que te lleva a ser infiel contigo mismo, sin darte cuenta que es precisamente ese caos y desorden el que te lleva al despertar de tu consciencia.


Ese desorden está representado en las experiencias difíciles, en los fracasos, los desaciertos; pero precisamente están allí, para que aprendas a ser tú mismo y tomes tus propias herramientas para crecer, esas herramientas que en ocasiones se presentan a través de tu intuición.


Si tienes todo tan meticulosamente estructurado, pensando en el resultado; inviertes tanto tu energía en ello, que no disfrutas de tu hacer. Con tanto temor a que algo no salga como quieres, qué espacio y oportunidad vas a dejar para crecer? y si tu plan o resultado toma otro rumbo… ¿en qué momento va fluir en ti la creatividad para actuar desde la espontaneidad y resolver dicha situación?


Recuerda, en este camino es importante escuchar tus emociones, las cuales a su vez se manifiestan a través del cuerpo; todo esto porque la intuición se vive más desde el sentir que desde el pensar.


“La ciencia ha demostrado que cuando ejecutas una terea de manera relajada y ligera, tu capacidad de pensar y tomar decisiones aumenta de manera automática. La misma tarea realizada con seriedad aburre la mente”.


Por eso conéctate con cada cosa que hagas, gózate cada paso, cada momento; y recuerda que, si algo sale mal, tienes una oportunidad de aprender. ¡Solo debes confiar y creer en ti, en tu sabiduría interior!


“La mente intuitiva es un don sagrado, y la mente racional es un fiel sirviente” Albert Einstein

Amar Vivir Hoy 

Transformamos Realidades   

                                    

Escrito por: Marcela Uribe, Líder de Transformación

  • Ícono blanco de Instagram
  • Ícono blanco de Facebook
  • YouTube-01
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now