El maestro que hay en ti.


Acá estamos, yo por lo menos cada vez siguiendo más a mi corazón. Ese camino es el que hoy me tiene escribiéndoles, aprovechando esta oportunidad que hoy me da la vida y disfrutando cada momento mientras lo hago; porque  pueden estar seguros de que cada escrito, artículo y tema tiene un sentido profundo y de goce total para mí; y creo que de eso precisamente se trata la vida.


Cuando hablo de goce me refiero a “eso” que siempre ha estado en ti presente, como motivación, interés o inquietud; que incluso en los momentos en que no lo has materializado, vuelve a ti en forma de experiencia actualizante, simplemente recordándote que estas en deuda contigo mismo.


Cuando no logras escuchar tu sabiduría interior, a veces se presentan señales externas en forma de luz, a través de personas, situaciones o momentos de absoluta sincronía.

Es así como la vida te trae una y otra vez mensajes que de acuerdo a las circunstancias y disposición que tienes, logras ver o no; por su puesto, todos ellos para tu propia evolución y transformación.


Esos momentos en los que no logras ver ese mensaje que la vida quiere darte son bastante difusos, pero es allí cuando estás en plena preparación para expandir tu consciencia al nivel que requieres, para vislumbrar aquel mensaje y continuar a partir de ello, tomando decisiones, porque finalmente esa es tu tarea.


Vamos por la vida tomando caminos, sin darnos cuenta que consciente o inconscientemente somos maestros de vida y en la vida misma, estamos en lugares, vivimos situaciones, conocemos y nos relacionamos con personas, las cuales son maestros y para las cuales nosotros también lo somos.

¿Cuántas veces has visto historias de personas que no quisieras repetir? tal vez porque tus principios no te lo permiten o el sufrimiento que viste alrededor de su experiencia, fueron motivos suficientes para no seguir ese camino, a eso me refiero… todos y cada uno de nosotros desde nuestros aciertos y desaciertos somos maestros.


Y finalmente concluyo, con la gran pregunta ¿para qué vinimos a este mundo? Y siempre encuentro la misma respuesta: vinimos para aprender, entre maestros.


Y tú ¿para qué crees que vinimos a este mundo?

Amar Vivir Hoy 

Transformamos Realidades                                        


Escrito por: Marcela Uribe, Líder de Transformación

  • Ícono blanco de Instagram
  • Ícono blanco de Facebook
  • YouTube-01
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now