Educación propositiva para niños seguros de sí mismos.

Actualizado: nov 11


En el mundo actual y desde nuestra experiencia acompañando la educación con los talleres FloreSer, hemos observado que los padres han construido la idea de ser perfectos en la crianza de sus hijos, lo que resulta realmente utópico y muy alejado de la realidad.

Pero en esa maravillosa labor que hacemos cada día para que ellos estén bien, debemos reconocer la importancia y el valor de aprender juntos; pues en la medida que reconozcamos a ese pequeño ser como alguien que le está aportando cada día a nuestro crecimiento como seres humanos, le daremos un lugar diferente.


Una vez instaurando el reconocimiento de que quien está frente a ti tiene mucho por enseñarte, te darás la oportunidad también de escuchar con atención a cada llamado implícito y explicito que te hace.


Tu amor y una escucha activa, te brindan la posibilidad de ir más allá de lo que su llanto pide. Es a lo que nosotros en la metodología FloreSer, llamamos escucha auténtica, la cual puede ser vista también desde la perspectiva de la empatía.


Cuando desde mi lugar de padre y/o cuidador intento recordar que también fui niño, que es una etapa de reconocimiento, asimilación y exploración de un mundo nuevo; logro ser consciente (darme cuenta) de que el niño quizás no conoce aún los diferentes caminos que lo llevan a resolver una situación.


Por eso como primero en la lista, cada día debemos acompañar la educación de nuestros hijos desde el ejemplo. Cuando veo la importancia de reconocerme desde la humanidad, me doy cuenta que está bien sentirse mal, enojarse y equivocarse de vez en cuando como parte del proceso; lo importante es hacer uso de esa experiencia, como recurso para mejores prácticas en la enseñanza.

En ocasiones ciertos comportamientos en los niños nos generan confusión, estrés y frustración; frente a esto, intenta hallar la razón por la cual actúa así, pregúntale cómo se siente, de qué manera puedes ayudarle, ofrécele alternativas para hallar solución a la situación.


Por ejemplo: Si le cuesta hacer sus tareas – pregúntale cuál de ellas quiere hacer primero y acuerden juntos un horario para realizarlas; si hay algún tema que le cuesta comprender, ofrécele formas diferentes y más lúdicas que le puedan ayudar en su asimilación.


Regálate la oportunidad de invitar a tu hijo a participar activamente, bríndale opciones de donde elegir, esto les ayudará a sentir que puede decidir y a ti desde tu rol de padre a estar más tranquilo.


Como valor agregado lo estás acompañando en una educación más propositiva que le permita desarrollar habilidades de: seguridad en sí mismo, pensamiento crítico y solución de problemas, buscando siempre posibilidades que le hagan sentir bien consigo mismo y su entorno.

Escrito por Marcela Uribe

Líder de transformación Amar Vivir Hoy

Psicóloga y profesora de yoga



  • Ícono blanco de Instagram
  • Ícono blanco de Facebook
  • YouTube-01
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now