AMOR, NOCHEBUENA, COMPARTIR EN FAMILIA

La navidad es la mejor excusa que tiene nuestro ser para regalar, expresar, compartir e incluso vivir el amor. Todos en nuestras familias y hogares tenemos formas diversas paras vivir el amor y la navidad en familia.



Imagínate que el amor siempre ha sido ese sentimiento que más disfrutas sentir e incluso expresar, pero durante todos los meses del año lo condicionamos y representamos según lo que vayas experimentando y sintiendo. Es por esto que al llegar diciembre se suelta de nuestro corazón esa expresión afectiva y llenamos el mundo y nuestro alrededor de afecto y detalles que ratifiquen nuestra vida amorosa.


En diciembre se vale regalar y darnos regalos; en diciembre se vale abrazar, compartir en familia y comer un poquito de más; en diciembre se vale el buen humor, la soltura en el trabajo, las sonrisas e incluso las cervezas y el traguito; en diciembre nos llenamos de rumba, una que nos permite bailarnos la vida, tomarnos las experiencias, conversar con nuestra espiritualidad y desinhibir nuestras decisiones… En fin, en muchos de nosotros realmente fluye ese espíritu amoroso que hace que seamos más humanos, sensibles, cariñosos e incluso solidarios.


Cuando hablamos de navidad no necesariamente es gastar o regalar cosas materiales y comer en exceso, cuando hablamos de vivir la navidad y la nochebuena todo el año nos referimos a disfrutarnos la rumba de la vida, comernos el mundo y regalarnos y regalarles a las otras experiencias intensas recargadas de amor.


Que bonito sería que el espíritu de noche buena y navidad nos acompañara cada mes, que decidiéramos tener un nuevo nacimiento con celebraciones de logros y nuevas metas, que nos regaláramos cositas y que le diéramos al otro más de todo lo que somos, que nos invitáramos a ser amor durante cada mes y no contenernos todo el año, para solo demostrarnos a nosotros mismos lo que el amor, los buñuelos y los regalos pueden hacer en nosotros e incluso en esos seres que llegan apagaditos a las fiestas navideñas.


Sabemos que este 2020 es una navidad diferente, cargada de incertidumbre y afán por volver a la normalidad, pero también sabemos que todo aquello de lo que hablamos anteriormente hace parte incluso de las navidades más extrañas o menos esperadas. Solo queda decir que depende de nosotros hacer de esta noche buena un espacio para que nazcan sentimientos, emociones, experiencias y regalos bonitos de nuestro espíritu. Llenemos nuestro hogar y las pocas personas con las que podemos compartir de amor y dulzura y recargarnos de calor de hogar para así iniciar el año viviendo las virtudes de la navidad en cada mes del año.


¡AMAR VIVIR HOY LES DESEA UNA FELIZ NAVIDAD!


Ana Isabel Aristizábal