Conéctate con tu energía de gratitud, para armonizar tus relaciones
18170
post-template-default,single,single-post,postid-18170,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_non_responsive
 

Conéctate con tu energía de gratitud, para armonizar tus relaciones

Conéctate con tu energía de gratitud, para armonizar tus relaciones

Una gratitud auténtica, te lleva a sentirte conectado con toda la existencia de tal manera que empieza a floreSer en ti, un amor incondicional hacia todo lo que te rodea.

Estar en gratitud, es sentirte tranquilo y sostenido por tu energía creadora, por la divinidad que habita en ti.

Para trabajar el séptimo centro de energía, Sahasrara encontrarnos en una actitud de apertura y disposición, de regalarnos momentos de silencio para conectarnos con nuestro mundo interior, “es sacar las alas y atreverse a volar en la inmensidad de nuestro universo. Es recibir con amor lo que la vida nos trae”.

Hoy queremos compartir contigo un ejercicio práctico para equilibrar este centro de energía. Para empezar, recuerda siempre que en medio de tanto compromiso,  con la cantidad de horas que tiene el día, tú eres tu mayor prioridad.

Cada día de tu vida dedicas tiempo para reuniones, trabajo y estudios que te permiten avanzar socialmente; así mismo el acto más amoroso que puedes hacer contigo, es regalarte un momento para respirar, escucharte y estar en contemplación. La meditación es la mejor herramienta para crecer espiritualmente.

La meditación es un acto de entrega primero hacia ti mismo, es la vía directa a observarte y en la medida que lo haces parte de tu vida, te lleva  a sentirte e unidad con todo lo que existe. Por tanto, permite que aflore en ti, un sentimiento de amor incondicional y por consecuencia el deseo natural de servir y enriquecer el mundo a través tus pensamientos, palabras y acciones.

La meditación es el encuentro contigo. Así, creas equilibrio primero en ti, en tu cuerpo físico, mental y espiritual. Una vez lo sientes, deseas que ese sentimiento alcance a todos a tu alrededor.

Tu mirada hacia el otro se hace compasiva, tu escucha es se agudiza, tu palabra se hace dulce y comprendes que el otro, eres tú mismo y te sientes en unidad. No hay separación, aquella que nos lleva al apego, al dolor y sufrimiento; te liberas de toda atadura y arraigo de la mente del pasado o futuro.

Como invitación final, si sientes que alguna de tus relaciones: familia, pareja, compañeros, amigos, u otra, no está fluyendo; empieza y sé constante encontrándote contigo, meditando cada día. ¡Observando cada pensamiento que llegue a ti, con amor y verás cómo tus relaciones se armonizan de manera sorprendente!

Escrito por Marcela Uribe

Líder de transformación

Amar Vivir Hoy

No Comments

Post A Comment